¿Es redimible un Linksys WRT54Gv8.0?

Linux se puede instalar en la actualidad en una variedad de dispositivos asombrosos.

Interfaz web de dd-wrt

Los wireless routers Linksys WRT54G desde la versión 1.0 hasta la 4.0 podían ser flasheados con OpenWRT, lamentablemente a partir de la versión 5.0 en adelante, la empresa decidió reducir la cantidad de memoria disponible, y además cambiar a un sistema privativo (VxWorks).


Para compensar esto, en algún momento lanzó a la calle el modelo WRT54GL, recuperando la compatibilidad con OpenWRT.

  1. Ahora bien, ¿qué pasa si ya tenemos un WRT54G 8.0? la respuesta es definitiva: No se puede instalar OpenWRT. Así de sencillo, la razón es que los desarrolladores de dicho sistema operativo no están dispuestos a trabajar para un espacio de memoria tan reducido.

No obstante, dentro de la variedad que tenemos en el mundo del software libre, se puede optar por dd-wrt. Las últimas versiones vienen con una herramienta que permite sacar al VxWorks, instalar dd-wrt y recuperar el firmware original en el caso de que algo salga mal o que el sistema open source no haya convencido las expectivas.

Estadísticas

He probado dd-wrt sobre un WRT54G 8.0 y me ha funcionado. Es asombroso como el software libre consigue adaptarse a un espacio tan pequeño. El sistema permite, entre otras cosas:

  • Usar un servicio de DDNS
  • Configurar routing avanzado
  • Trabajar con RADIUS
  • Definir una serie de configuraciones avanzadas de wireless tales como soporte multimedia y restricciones de acceso por bandas horarias.
  • Soporte para WDS
  • Tareas programas

Sin embargo, no todas son buenas. Dos carencias notables con respecto a OpenWRT es la carencia de ssl y de ssh. El tráfico web va en texto plano, el acceso de consola es mediante el infame telnet.

Telnet - iptables

Como todo Linux y al igual que en OpenWRT se pueden crear reglas con iptables. Pero tampoco se pueden esperar lujos, como tener un editor de textos o una partición al estilo jffs2. Muchas cosas se configuran con el comando nvram.

Con todo, la experiencia de instalar un Linux en un dispositivo para que parece haberse concebido para que dicha alternativa sea posible, es digna de realizar.