Alguna vez…

Y si alguna vez los porteños nos animamos a cambiar? A dejar de comprar espejitos… ahora de color amarillo.  Que podamos ganarle al miedo al egoísmo, a la apatía, a la vacuidad…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *